Slide background

Yoga para Atletas

La esencia de Yoga y sus distintos elementos, principios y objetivos se distinguen totalmente de los logros y el alto rendimiento que se busca en el deporte. Sin embargo los beneficios de la práctica a un nivel físico, mental y espiritual se han demostrado muy complementarios a los programas de entrenamiento más tradicionales del deporte.

Yoga es una práctica que se originó hace miles de años con el fin de buscar la paz interior y preparar la mente para un nivel de auto-conocimiento más profundo. Con un foco en la respiración, el Yoga une la mente y el cuerpo, y nos lleva a un estado de bien-estar físico y mental, además de ofrecer a los atletas un mejoramiento en sus capacidades y rendimiento deportivos.

La gran cantidad de “asanas” (posturas) de yoga abre, estira, fortalece y equilibra el cuerpo mientras se integra la respiración en cada movimiento y fomenta una mente centrada y tranquila.

El Yoga tiene múltiples beneficios. Los atletas se benefician sobre todo de:

1. Aumentar la Flexibilidad y el Rango de Movimiento

Una práctica de yoga regular fomenta una mayor flexibilidad de la columna vertebral y de los músculos, lo que ayuda a evitar las lesiones y a mover el cuerpo suavemente por todos sus rangos de movimiento. A la flexibilidad física se añade la flexibilidad mental, al aprender a enfocarse en la respiración y en el momento presente, siendo capaz de mantenerse tranquilo a pesar de los retos que se presentan en el deporte o en la vida diaria.

2. Fuerza integral y Rendimiento

Yoga se enfoca en la fuerza central del cuerpo como una unidad, usando el peso del cuerpo y el equilibrio para mejorar la coordinación y entrenando los músculos y los tendones para estabilizar las articulaciones (en una práctica más dinámica) o mejorar la movilidad de las articulaciones (en una práctica yin más pasiva) lo que contribuye a evitar las lesiones causadas por sobre-uso o movimientos repetitivos.

Al mejorar la fuerza central del cuerpo (abdomen, lumbares y pelvis) y el equilibrio, también se aumentan la potencia y soltura del cuerpo como unidad, lo que contribuye a un rendimiento físico deportivo mucho mayor.

3. Mejorar la Concentración/Foco: estar presente

La capacidad de estar presente es una gran herramienta, tanto sea durante la práctica de un deporte o en cualquier otro momento de la vida. Aprender a enfocar la mente y concentrarse en la actividad en curso, además de tener conciencia de la respiración y los niveles de energía en cada momento, pueden ser de gran ayuda a un atleta. Además el hecho de tener mayor sensibilidad y auto-conocimiento del cuerpo significa para un atleta conseguir movimientos más eficaces sin riesgo y por lo tanto seguir “practicando yoga” incluso durante la competición. El Yoga entrena la mente para mantenerse tranquila y enfocada durante los momentos de intensidad físicas o mentales, o en circunstancias difíciles, y es una herramienta de gran valor para la vida.

Contraria al espíritu competitivo que suele ser característico de los atletas, el yoga les ofrece una experiencia mucho más sencilla; cada respiración y cada momento ofrecen sus pequeñas oportunidades, momentos de comprensión o retos. Esto va mucho más lejos que los conceptos de “ganar/perder” o “éxito/fracaso”. Al escuchar el cuerpo, comprender sus límites, reconocer que cada momento es nuevo, que cada respiración es un comienzo y una oportunidad, se llega a una mayor sensación de satisfacción, y de disfrutar del proceso en sí en lugar de buscar solamente el deseo de llegar a la meta.

4. Equilibrar el cuerpo

Muchos programas de entrenamiento incluyen movimientos repetitivos, unidimensionales que finalmente crean desequilibrios en el cuerpo al poner énfasis en ciertos grupos musculares y totalmente ignoran a otros. Los corredores pueden sufrir de tensión en los isquiotibiales, los ciclistas de los cuádriceps o las lumbares, los nadadores de la zona de los hombros.

La gran variedad de yoga asanas mueve el cuerpo en cada dirección posible para mejorar el equilibrio físico y mental y fomenta mayor “propiocepción” (la conciencia de la posición del cuerpo en el espacio).

5. Seguir en juego

Una práctica regular de yoga consigue equilibrar el cuerpo y ayuda a reducir las lesiones que están a menudo provocadas por movimientos repetitivos en el deporte o las actividades de resistencia.

El Yoga corrige desequilibrios de flexibilidad y fuerza, además de fomentar el auto-conocimiento sobre las distintas sensaciones físicas, para saber cuándo se puede empujar más, y cuándo hay que frenar.

El yoga es una práctica de sostenibilidad que ayuda a los atletas a ser mejores en su deporte individual. Y más importante aún, al usar el yoga como una parte integral de su entrenamiento deportivo, (o para preparar un maratón, triatlón u otra competición) los atletas evitarán las lesiones y su vida deportiva será de mayor duración, ya que podrán seguir practicando su disciplina durante muchos años más sin riesgos o complicaciones en el cuerpo.